-

30 ene. 2012

Miley Cyrus y Demi Lovato se la juegan al filo de la navaja

Miley Cyrus y Demi Lovato no tienen un ápice de descanso, el hecho de haberse involucrado con la fama a tan temprana edad las llevó a una vida vertiginosa que ni siquiera le dio tiempo para reflexionar y darse cuenta cuan peligrosa se podría tornar la aventura de enrolarse en el mundo del entretenimiento.

Miley desde siempre ha sacado la garra, su temple y empuje la llevaron a sobrevivir en un mundo donde los débiles tiran la toalla a medio camino. Su personaje de Hanna Montana conquistó a grandes y chicos y se granjeó el cariño de miles de seguidores que se convirtieron en su más grande soporte. Su familia no se ajustaba a los típicos moldes del hogar promedio, pero hasta eso ayudó porque le dieron las armas para convertirse en una guerrera.

Después llegó a su vida un apuesto joven que se convirtió en su complemento. El australiano Liam Hemsworth se ha convertido en su contraparte ideal y el amor que ha florecido en la pareja la ha llevado a corregir ciertos comportamientos que no le hacían nada bien. De a pocos la Cyrus va madurando, con tropezones y caídas pero sigue al frente en la lucha.

En el otro flanco se encuentra Demi Lovato, igual de joven, bella y talentosa pero que no ha sido muy afortunada en los menesteres del corazón. Ha pasado por rehabilitaciones para superar adicciones, se ha levantado cual ave fénix y ha tentado con éxito el regreso por la puerta grande, pero su frágil corazón no ha podido curarse del todo. Demetria ha expresado más de una vez que quiere ser una rol model para todos sus fanáticos y no está dispuesta que la barrera de las mentiras y el falso brillo se interponga entre ellos.

Las publicaciones reportan que la Lovato ha recaído y habría recurrido a la ayuda profesional. El abandono de su cuenta personal en las redes sociales es la pista más fuerte para esta suposición, sin embargo sus representantes han desmentido la información. Lo que importa es que la starlet siga el camino correcto para sanar del todo las heridas, no importa el tiempo que se tome porque la salud del alma es la prioridad. Talento le sobra para reconquistar un mercado que es suyo por mérito propio.

El precio por el reconocimiento del público ha sido demasiado alto para quienes fueron una vez las niñas mimadas de Disney y aún le siguen pasando las facturas ahora que deben mantenerse en la cúspide. Ellas nacieron con estrella y la fuerza de su brillo jamás se apagará si toman las decisiones adecuadas. El fiel público siempre estará con sus ídolos, porque los verdaderos fans saben que ellos las tienen que acompañar en las buenas yen las malas.